20/04/2022

El coordinador sanitario del SUC realizará la teleasistencia a través de la línea de emergencias para ayudarte a revertir una parada cardiorrespiratoria

Cualquier ciudadano puede ser testigo de una emergencia o un accidente, tanto en una vivienda como en la vía pública, y convertirse en el primer interviniente. La asistencia inicial al afectado puede ser vital para su supervivencia y podrá evitar graves secuelas, especialmente si se encuentra en parada cardiorrespiratoria, situación en la que la vida de la persona depende de una intervención inmediata. En este sentido, el Servicio de Urgencias Canario (SUC), adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, nos recuerda cómo poner en práctica la cadena de supervivencia hasta la llegada de los servicios de emergencia.

Cuando observamos que una persona ha sufrido un desvanecimiento o se encuentra inmóvil sin saber la causa, debemos mantener la calma, observar qué ha pasado y las condiciones en las que se encuentra. Si no respira y está inconsciente, es decir, aparentemente parece que duerme y no responde, todo indica que se encuentra en parada cardiorrespiratoria y debemos actuar con rapidez comenzando a practicar maniobras de reanimación.

Es de vital importancia llamar inmediatamente al 1-1-2 para que un coordinador sanitario del SUC pueda valorar la situación y dar las indicaciones a seguir. Durante esta conversación telefónica es fundamental poner el móvil en manos libres y responder a las preguntas que se realizan sin perder tiempo mientras se activan los recursos. La duración de la llamada no retrasa el envío de las ambulancias al lugar que son movilizadas desde que se recibe la alerta.

Una vez confirmado que el paciente se encuentra en parada cardiorrespiratoria, la persona que va a prestar la ayuda deberá seguir las indicaciones del SUC, colocar al afectado en el suelo, abrir la vía aérea inclinando la cabeza del paciente hacia atrás presionando sobre su frente, subiendo la barbilla y tirando de ella para abrir la boca, localizar el punto exacto donde se debe realizar el masaje cardiaco, en el medio de una línea imaginaria que une los dos pezones y comenzar a realizar las compresiones torácicas.

Otro eslabón fundamental de esta cadena, que junto a las maniobras de reanimación cardiopulmonar constituye la llave de la supervivencia, es la desfibrilación precoz puesto que un gran porcentaje de las paradas cardiorrespiratorias se producen por una fibrilación ventricular o una alteración del ritmo cardiaco que puede ser revertida con un desfibrilador. En la actualidad, gran cantidad de lugares de pública concurrencia, como instalaciones deportivas, estaciones de guaguas o centros comerciales disponen de uno de ellos. Estos lugares cuentan normalmente con personal formado para su utilización, aunque no hay que olvidar que su aplicación también puede ser teledirigida por un coordinador sanitario del SUC durante la llamada al 1-1-2.

Los eslabones de esta cadena continúan con la intervención del personal sanitario que se hace cargo de la asistencia del afectado, que una vez recuperado y estabilizado, es trasladado al hospital correspondiente.

 

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn