¿Qué hacer en caso de sufrir una crisis de epilepsia?

La epilepsia es una alteración de la energía eléctrica en el ámbito cerebral. El cerebro está formado por células llamadas neuronas, conectadas entre sí y que se comunican mediante pequeños impulsos eléctricos. Cuando se produce una descarga eléctrica fuera de control, el resultado es una crisis epiléptica. 

Las crisis pueden ocurrir con frecuencia o esporádicamente y su duración puede ir desde unos pocos segundos a varios minutos, en general menos de 15.

Hay distintos tipos de crisis epilépticas, algunas incluso pueden pasar desapercibidas, pero las más importantes son aquellas en las que la persona cae al suelo con movimientos o sacudidas de todo el cuerpo, puede morderse la lengua o irse para atrás y perder el control de esfínteres.

En caso de crisis epiléptica, la primera regla de oro es mantener la calma, ya que una vez iniciada la crisis, no la podremos detener.

Durante la crisis, y para prevenir heridas accidentales, se debe colocar a la persona tumbada sobre una superficie blanda y con la cabeza hacia un lado para prevenir ahogos.

Además, se debe retirar, si es posible, las gafas o cualquier objeto que pueda hacerle daño durante la crisis.

Nunca se sujetará a la persona durante la crisis o ataque, salvo que los movimientos provoquen golpes en la cabeza. Déjela tranquila, sacudirla o estimularla de cualquier otra forma no ayuda a interrumpir el episodio.

No introducir ningún objeto dentro de la boca. Podría lesionar los labios, la lengua o los dientes o incluso sufrir una mordedura en su propia mano.

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn