¿Qué hacer en caso de Hemorragia interna?

Las hemorragias internas, son muy difíciles de detectar, por lo que ante cualquier sospecha tras caída o accidente de tráfico hay que prevenir y tratar un posible shock hipovolémico (por pérdida importante de sangre) colocando a la persona en posición antishock (tumbar a la persona boca arriba, con la cabeza ladeada y elevarle las piernas 45º) 

Evitar la pérdida de calor, abrigando a la persona accidentada y aflojar la ropa y traslado urgente a un centro hospitalario.

En hemorragias exteriorizadas por algún orificio natural, salvo en el caso de sangrado por la nariz que es más frecuente y menos grave, los demás tipos requieren una atención urgente por parte del personal sanitario.

En el caso de la otorragia, salida de sangre por el oído, colocar a la persona en posición lateral de seguridad sobre el oído sangrante, nunca taponándolo.

En el caso de epistaxis, salida de sangre por la nariz, normalmente tras un traumatismo de debe realizar compresión manual de la fosa nasal sangrante con la cabeza inclinada hacia adelante.

En el caso de salida de sangre por la boca procedente del aparato respiratorio o del aparato digestivo, el traslado a un centro sanitario es prioritario vigilando el sangrado y los signos vitales continuamente.

 

 

 

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn