¿Qué hacer en caso de Traumatismo?

Se considera traumatismo cualquier agresión que sufre el organismo a consecuencia de la acción de un agente mecánico o físico. 

Un traumatismo puede ocasionar toda una serie de lesiones que van desde una herida superficial hasta una amputación.

En este espacio se abordarán los primeros auxilios en caso de contusión, esquince y luxación.

La contusión es una lesión producida por una fuerza mecánica sin llegar a producir rotura de la piel. Puede ser simple, aquellas que sólo producen enrojecimiento y dolor transitorio muy leve, o pueden afectar a tejidos profundos.

Los primeros auxilios en caso de contusión consisten en inmovilizar la zona afectada y si se trata de una extremidad mantenerla elevada; aplicar frío local (hielo), nunca directo sobre la piel y valoración médica si precisa.

El esquince es la separación momentánea de las superficies de las articulaciones que produce la distensión de ligamentos. Se caracteriza por dolor de moderado a intenso, inflamación en la zona y una dificultad o imposibilidad de mover la articulación afectada.

Los primeros auxilios en caso de esguince consisten en elevar la zona afectada y dejarla en reposo absoluto; aplicar frío local y traslado a un centro sanitario para valoración médica.

La luxación es la separación permanente de la superficie de las articulaciones. Produce dolor muy intenso, inflamación importante, deformidad e incapacidad de movimiento.

Los primeros auxilios en caso de luxación consisten en inmovilizar la extremidad tal y como se encuentre, nunca intentar colocarla bien y traslado urgente a un centro sanitario.

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn